Libros en Espanol

El Londres victoriano muestra poca misericordia, cuando por divorcio deja a Anne Kinelly en la indigencia siendo abandonada por su esposo. Anne logra evitar su futuro sombrío gracias a las acciones misericordiosas de su abogado, que por golpe de suerte, encuentra una casa olvidada y dejada en sucesión por las generaciones anteriores. Los desolados páramos de Yorkshire serán su hogar mientras intenta revivir una casa abandonada, donde el viento susurra en los alféizares de las ventanas.

En poco tiempo, Anne descubre que las advertencias que le hacen los vecinos pueden ser más que supersticiones. Anne, a medida que se le revela la historia brutal de la casa y de su fundador Richard Hawke, descubre que pueden haber más entidades en la casa que solo ella y su doncella.

La resplandeciente y brillante sociedad de la regencia de Montserrat, una isla caribeña, existe solo gracias al miserable trabajo de algunos. Esta injusticia es aceptada por la Srta. Emmeline Durrant, que llega a la isla desde Boston para acompañar a la Sra. Thornton, porque por estar sola en este mundo, es una oportunidad que no puede dejar pasar. Aun así, su bienvenida es menos que sincera, y los secretos emergen de cada rincón sombrío mientras asume su nuevo puesto en la plantación de Rose Hill. Especialmente, y en todas partes, sospechan de intenciones y actos oscuros de parte del vecino terrateniente Lord Cresswell, a quien la patrona de Emmeline desprecia con terrible odio: es un hombre cuyas facciones son sombrías y tenebrosas, tal como afirma la Sra. Thornton. El brillo del sol sobre las cañas de azúcar, enmascara el miedo insidioso de las personas que trabajan a la fuerza en los campos, así como su resentimiento y descontento. La inquietud por la religión oscura y las maldiciones, acechan incluso en los lujosos salones donde la sociedad de Montserrat se reúne y socializa.

Jane Burrows sabe que, en el mejor de los casos, es difícil navegar el ambiente corporativo. Es especialmente difícil cuando un importante líder de cuenta odia su sola presencia. Damon D'Arth es un guerrero corporativo que sabe moverse en la política del mundo de la infraestructura. Jane necesita defenderse a sí misma y a los intereses de su mentor.

Este trabajo es la llave para el futuro de Jane y se le ha dado una gran oportunidad, pero ahora debe probar que su ascenso fue justificado. Solo que no está segura de poder sobrevivir a la presión de este ambiente con peligros ocultos y emociones por igual. El apoyo de su mentor es lo único que impide que D'Arth la destroce en pedazos.

Viajar fuera de Inglaterra no estaba en la mente de la señorita Estelle Winstone, cuando recibió una respuesta a su anuncio postulándose como institutriz. El hecho de tener que viajar hasta Hungría, provocó que los nervios le revolvieran sus entrañas, al igual que tener que conocer al misterioso conde que sería su patrón. Al llegar a su destino, además de ser incapaz de hablar en húngaro ni siquiera lo básico, vio que el lugar estaba enclavado en unas montañas remotas, donde lobos hambrientos merodeaban fuera del sombrío y terrorífico castillo medieval en donde viviría, y el cual tenía una larga historia de tragedias, además de haber sido el escenario reciente de horrendos sucesos.

Rowan Cox, un antiguo Bow Street Runner, no suele manejar casos menores como el robo de casas, pero el comisionado de la recién establecida Policía Metropolitana quiere que la ladrona que acecha las casas más pudientes de Londres sea capturada. Esta ladrona es hábil y astuta, y mucho más de lo que Rowan esperaba cuando se vio obligado a llevar el caso con ella desafiándolo a cada momento. Solo uno ganará ese juego de alto riesgo y Rowan será sancionado si no es él el ganador.

Lo único que no debe hacer Serephina Woodford es dejar que Rowan Cox se acerque a ella, habiendo sido advertida de sus tácticas despiadadas. Está muy cerca de lograr su objetivo y solo necesita sobrevivir unos meses más para brindarle a su hermana el futuro que se merece. Solo tiene que ser mejor que el hombre que intenta atraparla.

Capturando a la dama esquiva thumb.jpg

Samantha D'Arth nunca esperó ser el vientre subrogado de nadie, y ciertamente no es un proyecto típico en alguien que viaja por el mundo después de haber terminado la universidad; pero las dificultades de su medio hermano y su esposa la han hecho sentir compasión por los apuros de las parejas sin hijos.  Lo que no había contemplado era verse cara a cara con Sebastian Luc y su novia; de adolescente ella se entusiasmaba al leer sobre él en revistas.

 

Sebastian y su novia súpermodelo hacen una hermosa pareja, pero ser ricos y hermosos no los ha librado de la aflicción de la infertilidad, o de sus propios temperamentos volátiles, poniendo a Sam en una posición muy incómoda.